Volviendo a las bases: por qué elegir steel framing

La construcción en seco es la forma en la que se describe al conjunto de metodologías constructivas que utilizan fijaciones mecánicas (tornillos, clavos, entre otros) en lugar de los habituales morteros u hormigones que se utilizan en la construcción tradicional. El steel framing en particular se trata de un sistema constructivo que utiliza perfilería de acero galvanizado de bajo espesor para resolver la estructura de la obra, para luego envolverla con una serie de materiales, placas, aislaciones, cerramientos, que terminan de componer la materialidad del proyecto. 

Presenta innumerables ventajas frente a las construcciones tradicionales de ladrillo por ejemplo. Los materiales utilizados son muy livianos, esto hace a estas metodologías muy aptas para ampliaciones sobre obras existentes. También ideales para construcciones en zonas sísmicas. Mejora las condiciones de seguridad para la mano de obra que participa en la ejecución de estas obras, debido al bajo peso del conjunto de los materiales así como al uso de herramientas de alta performance, livianas, ergonómicas. Prácticamente todos los materiales involucrados son reciclados y reciclables, de bajo peso, altamente industrializados. Esto permite hacer un uso muy racional de los recursos materiales y de mano de obra. Los desperdicios son prácticamente nulos, al igual que el consumo de agua durante todo el proceso constructivo. Esto también contribuye a tener obras más limpias y ordenadas. Y por supuesto a reducir costos directos en materiales y mano de obra, así como también a disminuir los costos indirectos, dado que las obras tienen una duración mucho menor que en los casos tradicionales.

Hay gran cantidad de opciones para los materiales de terminación. Desde las opciones más tradicionales como revoques, madera, hasta soluciones más eficientes y tecnológicas como sistemas de fachadas ventiladas, láminas metálicas, revestimientos sobre EPS, placas cementicias. Cada una presenta soluciones funcionales, estéticas y de mantenimiento diferentes, y acordes a la elección del proyectista o usuario final. Los materiales aislantes disponibles para este tipo de construcciones permiten otorgar excelentes condiciones de aislación tanto acústica como térmica, y así reducir enormemente los consumos de energía para calefacción y refrigeración. 

Cabe aclarar que su uso no solamente está restringido a la construcción de viviendas y ampliaciones, sino a oficinas, condominios, hospitales, locales comerciales. Inclusive es una excelente opción para materializar cerramientos en edificios en altura construidos con estructuras principales más tradicionales, hormigón por ejemplo. Puede sin problemas convivir con otros sistemas constructivos. 

Como se advierte, son todas características que contribuyen a que se trate de una opción constructiva con características sustentables. Nos gusta ser rigurosos con este tema.

Para que un sistema sea sustentable debe apoyarse en tres pilares fundamentales: la mejora social, la factibilidad y mejora económica, y el cuidado medioambiental.

En el caso del steel framing, la tecnología aporta mejora social a través de la mejora de las condiciones de confort, habitabilidad y la posibilidad de acceso a la vivienda en plazos cortos. El uso racional de recursos durante la obra, la reducción de costos tanto directos como indirectos, el ahorro en consumo energético, la facilidad de mantenimiento otorgan ventajas económicas frente a las opciones más tradicionales. Y desde el punto de vista medioambiental las ventajas son enormes: reducción en el uso de recursos materiales, agua, energía. Uso racional de materiales reciclables. Menor consumo de energía y emisión de gases por reducción de transportes y fletes. 

Los costos de obra suelen ser algo menores a los costos de construcción tradicional. Sin embargo las mayores ventajas aparecen al analizar los costos indirectos. Al momento de inicio de la obra todo el proyecto ha sido previamente documentado y simulado con potentes softwares que permiten definir consumos materiales de manera exacta, minimizar desperdicios y así cumplir con los cronogramas y flujos de fondos previamente pactados.

La tecnología existe. Las ventajas son enormes y están a la vista. Cada vez más usuarios se inclinan por este tipo de soluciones. La resistencia es fundamentalmente cultural. Y esto no es menor, pero la evolución y la tecnología nos invade donde quiera que vayamos. Estamos convencidos de que llegó el momento ya de que abracemos a la tecnología en el mundo de la construcción. 

 

Contactar